contador gratis Saltar al contenido

Macitynet prueba el mouse vertical ergonómico de Anker, para aquellos con problemas de muñeca (con ayuda)

septiembre 19, 2020

Quienes trabajan mucho en el ordenador seguramente habrán oído hablar del síndrome del túnel carpiano, neuropatía por irritación o compresión del nervio mediano: el ratón ergonómico vertical de Anker es básicamente un intento de proponer una solución a quienes lo padecen, aligerando la carga sobre el muñeca con una solución vertical.

Básicamente, de hecho, se trata de un ratón algo particular, cuya forma requiere un agarre casi vertical en la parte de la muñeca: como se puede ver en las imágenes, de hecho, la palma de la mano no descansa sobre el dorso del ratón, como en los productos. más canónico, pero gira 90 ° apoyando el lado externo de la mano sobre la mesa, de modo que la muñeca y la zona nerviosa no queden aplastadas.

Un producto indudablemente inusual pero no único: el problema del túnel carpiano, y otros problemas similares por el uso prolongado y forzado del ratón, es sentido por más usuarios y por más hogares, y para quienes lo padecen no debe ser subestimado. .

Sin embargo, más allá del alivio del problema, la transición a este tipo de ratón no es fácil y debe tenerse en cuenta. Lo hemos probado por ti y te contamos cómo es, incluso si el escritor aún no está, afortunadamente, sujeto al problema físico mencionado anteriormente.

Ratón vertical ergonómico

Ratón vertical ergonómico, como un Magnum

Ergonomic Vertical Mouse viene en un paquete transparente y sin adornos: una vez abierta la caja debes insertar dos baterías mini-stylus (no incluidas) y luego conectar el dongle USB-A Wi-Fi en la Mac, esto se ve correctamente sin el ‘ayuda de cualquier conductor.

El ratón está compuesto por los dos botones principales, una rueda, un botón adicional colocado entre los dos principales y dos más colocados lateralmente, a la altura del pulgar.

El mango, que es obviamente la característica más importante de este mouse, se hace como si sostuvieras (más o menos) una pistola grande, por lo que “abrazas” el mouse con la palma lo suficientemente abierta porque las dimensiones son importantes.

Lo primero que hay que aprender es la afinidad con este producto: en los primeros diez minutos todo parece muy extraño y más que un ratón el funcionamiento parece el de un “cloche”: hay que destacar que solo el movimiento es anómalo, mientras que el uso de botones es perfectamente normal y los dedos comprenden y reconocen los botones sin esfuerzo.

Después de una hora o dos de uso intenso, en el que nos dedicamos a probar, todo se volvió bastante normal y natural. El dispositivo sigue siendo muy grande, pero de hecho el movimiento de la muñeca es diferente y el peso de la parte delicada en la base de la palma no está ahí.

La superficie de plástico está recubierta con una goma suave y viscosa, agradable al tacto (pero límpiate las manos, sin astillas o dejarás huellas dactilares que no necesitarán CSI para su identificación) mientras que dentro del mouse hay dos tiras transparentes que muestra un LED, que solo se enciende cuando se enciende (probablemente para indicar el estado de la batería).

Ratón vertical ergonómico

Overdrive USB

Desafortunadamente, aunque el mouse no necesita controladores específicos, con OS X / macOS solo están habilitados los dos botones principales y el desplazamiento vertical de la rueda.

Afortunadamente, no faltan soluciones: instalamos la utilidad USB Overdrive (un panel de control histórico para Mac, del talentoso Alessandro Levi Montalcini) y lo comprobamos todo.

La utilidad reconoció de inmediato el mouse y procedió a desbloquear todas las teclas, lo que permitió que se programaran con una libertad inesperada. Para el correcto funcionamiento tuvimos que habilitar la función ?Configurar botones faltantes para no hacer nada? en la sección de Opciones Avanzadas, pero luego todo salió bien.

Entre otras cosas, la utilidad, que funciona con prácticamente todos los ratones USB, también permite una programación más dirigida de diferentes teclas (como la rueda), aunque hay que admitir que el ratón no acepta todos los comandos dados, o más bien los relacionados con Los botones son los relacionados con la sensibilidad de la rueda solo parcialmente.

Conclusiones

Dejamos el ratón a mano, o mejor sería decir al lado de la mano (por la posición), durante un par de semanas, con uso mixto. El mouse es claramente un producto diseñado para uso general, sin características mecánicas ni precisión sobresaliente.

Resultó adecuado para asociarlo con Word, PowerPoint y Excel, así como para la navegación web y el uso del cliente de correo electrónico, mientras que con las aplicaciones más profesionales nos hubiera gustado tener una mayor precisión (especialmente con Photoshop).

Durante el período de prueba no faltaron masacres rituales con Diablo III y League of Legends o genocidios vespertinos con Starcraft II, validando que el uso de este tipo de mouse es más adecuado para títulos más suaves, mientras que se pierde un poco en el momentos más estresantes (para algunos títulos aún necesitaría más botones, más allá de la programación).

Nos gustaría plantearnos la compra del Ratón Vertical Ergonómico para todos aquellos usuarios que sientan la necesidad de un producto que aligere la muñeca en largas sesiones de oficina, en un uso bastante canónico del Mac, mientras que para otros, considerando el coste bastante asequible, puede ser una buena solución de respaldo para momentos suaves, para alternar con productos más verticales, de vez en cuando.

Pro: ? Útil para evitar problemas en la muñeca ? Forma original pero diseño interesante

Versus: ? Los dos botones adicionales se activan solo con controladores de terceros

Precio: 18,99 euros (además de 19,40 euros por USB Overdrive)

Anker Ergonomic Vertical Mouse está disponible, con condiciones especiales para usuarios Prime, en el portal de Amazon.it a 18,99 euros: la compra de USB Overdrive no es obligatoria pero honestamente recomendable, con un coste de 19,40 euros (solo en línea en el sitio web del fabricante).