contador gratis Saltar al contenido

Componentes, Apple cada vez más independientes: alarma Samsung y LG

septiembre 19, 2020

Apple se está volviendo cada vez más autosuficiente con respecto a los componentes importantes utilizados en sus teléfonos inteligentes y tabletas, y entre los proveedores de componentes de Corea del Sur, en particular LG y Samsung, se ha dado la alarma.

Según el Taiwán Taipei Times, para fin de año Apple tiene la intención de comenzar a producir pantallas micro-LED en sus instalaciones de Taoyuan (Taiwán), piezas que se utilizarán para el Apple Watch 3 en lugar de los OLED. La pantalla micro-LED es un componente de nueva generación que mide solo 5 o 10 micrones con el que se pueden crear dispositivos delgados y ligeros. Apple en 2014 adquirió LuxVue, una empresa que se ocupa del desarrollo de pantallas y ha estado trabajando en la tecnología Micro-LED durante algún tiempo, preparándose para la producción en masa.

Cuando Apple aproveche las pantallas Micro-LED en el Apple Watch 3, será un problema para LG Display, una empresa que actualmente suministra pantallas para los relojes inteligentes de Apple; Según fuentes del sector, cuando la compañía de Cupertino utilice sus paneles para Apple Watch, la facturación que genera Apple para sus socios OLED disminuirá en más de 200 millones de dólares.

El daño potencial para LG es relativamente importante teniendo en cuenta las ventas globales del Apple Watch en comparación con otros dispositivos, pero el problema se volverá más relevante si Apple decide usar micro-LED en los teléfonos inteligentes también.

En el llamado iPhone 8 que Apple presentará antes de fin de año, se rumorea desde hace algún tiempo la adopción de pantallas OLED, ahora suministradas por Samsung, pero luego de las pruebas en el Apple Watch podría pasar a micro-LED. Pero incluso si este no fuera el caso y Apple se quedara en los OLED para el iPhone 9, Apple según el diario taiwanés tendría la intención de utilizar los paneles OLED producidos por el BOE chino y otros acuerdos están en marcha con China Star Optoelectronics (empresa que a principios de mes anunció una línea de producción para pantallas LTPS-AMOLED). Si Apple de alguna manera renunciara totalmente a Samsung, el problema para la empresa coreana rondaría los 800 millones de dólares al año.

Los proveedores coreanos como Samsung Electronics y SK Hynix que producen DRAM y memorias NAND también están alerta: Apple colabora con Foxconn para hacerse con la división de semiconductores de Toshiba. Los chinos, gracias también a Apple, han ofrecido 26.270 millones de dólares sobre la mesa, una medida que podría permitir una cadena de suministro estable al fortalecer la competitividad de precios gracias a los bienes producidos internamente y al abandonar a terceros proveedores.

Siempre sería un problema para los coreanos, especialmente LG Innotek, el rumor de que a Apple le gustaría llevarse a casa y usar sus componentes para cámaras o depender de más empresas externas. La división de LG depende en gran medida de Apple: el 70% de los módulos de cámara que produce esta empresa terminan en iPhones y iPads. Se estima que las ventas de componentes producidos en Corea del Sur y comprados por Apple asciendan a 2.630 millones de dólares al año, un mercado próspero al que los surcoreanos podrían despedirse en dos o tres ocasiones, golpeados por la feroz competencia china en el sector. semiconductores y pantallas.

No concierne a Corea, pero el rumor de que Apple pretende diseñar internamente los circuitos de gestión de energía del iPhone sigue siendo un problema para terceras empresas, una indiscreción que ha derribado la cotización de Dialog Semiconductor, una multinacional germano-estadounidense que da años suministra estos componentes a Cupertino. Otra pieza que destaca el creciente deseo de autonomía por parte de Apple es la decisión de producir sus propias GPU sin utilizar más Imagination Technologies.