contador gratis Saltar al contenido

Bosch, los humanos y los robots se convierten en “compañeros” de trabajo en Workplace 4.0

septiembre 19, 2020

Suavemente, agarra la parte de metal y se la da a su colega. Mientras lo hace, presta mucha atención a todos sus movimientos para asegurarse de que puede detenerse antes de toparse con su compañero de trabajo. A pesar de una altura de 1,75 metros, sus movimientos son fáciles y precisos y no comete errores. “Él” es el asistente APAS: este robot, capaz de colaborar con personas sin ningún contacto físico, forma parte del Workplace 4.0, una nueva filosofía que Bosch presenta en Hannover Messe 2017. Los espacios de trabajo industriales del futuro serán totalmente conectado a la red y se centrará cada vez más en las necesidades de los empleados.

?En las próximas décadas, el trabajo diario en el sector manufacturero sufrirá una transformación radical. La colaboración entre personas y máquinas será mucho más intensa. Industry 4.0 ayuda a los trabajadores y les facilita el trabajo ?, dijo Stefan Hartung, miembro del Consejo de Administración de Bosch y director de Tecnología Industrial.

Workplace 4.0 es una estación de trabajo que se adapta a las necesidades del trabajador. Por ejemplo, la superficie de trabajo se coloca a la altura adecuada. Los trabajadores pueden recibir instrucciones en video que avanzan a la velocidad deseada. ?Los asistentes de producción y conectividad digital harán que el trabajo diario en el sector de la fabricación industrial sea más fácil, seguro y productivo?, continuó Hartung.

Lugar de trabajo 4.0 bosch

El sistema requiere que personas y máquinas trabajen en estrecha colaboración, un hecho claramente ilustrado por el inspector APAS, otra solución presentada en la feria de Hannover. Gracias a la función de procesamiento de imágenes de autoaprendizaje, el inspector APAS detecta automáticamente cuando la superficie de una pieza de producción no coincide con las especificaciones. El trabajador solo necesita instruir a la máquina una vez sobre la cantidad de desviación tolerable y las condiciones que conducen al desecho de las piezas. Gracias a la inteligencia artificial, la máquina puede aplicar lo aprendido a todos los controles de calidad posteriores y realizarlos de forma independiente. El inspector de APAS se hace cargo de esta monótona tarea en lugar de los trabajadores de línea y garantiza un alto nivel de calidad constante para todas las piezas.

La conectividad le permite compilar, analizar y ver datos de la máquina. Los trabajadores pueden visualizar toda la información sobre el estado del entorno de producción en una sola pantalla, por ejemplo las relacionadas con el análisis del ciclo de producción o con los contadores de piezas y errores. Luego pueden verificar en cualquier momento si todo va según lo planeado. ?Ahora, muchas tareas que suponen una pérdida de tiempo se pueden realizar de forma rápida y sencilla gracias a la conectividad digital. En el sector de la fabricación, la Industria 4.0 puede reducir significativamente la cantidad de trabajo diario ?, dijo Stefan Aßmann, Director de Industria Conectada de Bosch, durante la conferencia de prensa introductoria en Hannover Messe.

Hoy en día, las empresas industriales y los empleados deben poder responder rápidamente a los nuevos requisitos. ?Con una estructura de producción flexible, las empresas pueden responder mejor a las necesidades reales del mercado?, comentó Aßmann. Un claro ejemplo de línea multiproducto es la instalada por Bosch en Homburg, Alemania. En esta configuración, la línea es capaz de producir 200 módulos hidráulicos diferentes a partir de más de 2000 componentes diferentes. Gracias a la conectividad, estos componentes se clasifican automáticamente cuando es necesario. Los módulos controlan el sistema hidráulico de trabajo y conducción de camiones y tractores simplificando operaciones como inclinar superficies de carga o levantar un cargador. Las nueve estaciones de la línea de producción están conectadas mediante una red inteligente. Con un chip RFID adjunto a cada pieza de trabajo, las estaciones saben cómo se ensamblará el producto terminado y qué pasos se requieren. Los planes de trabajo necesarios para el montaje de los componentes hidráulicos se solicitan automáticamente y se muestran en los monitores en formato de foto o vídeo. La pantalla se personaliza de acuerdo con el nivel de formación del empleado y se muestra en su idioma nativo. El objetivo es ofrecer a los empleados el mejor apoyo posible en su trabajo.

Bosch lleva varios años trabajando en soluciones de Industria 4.0. Con más de 270 instalaciones de fabricación en todo el mundo, la empresa tiene una amplia experiencia en tecnología industrial y en el uso de software, servicios y soluciones de computación en la nube. En 2020, la compañía espera, con estas soluciones de Industria 4.0, aumentar la facturación en más de mil millones de euros y ahorrar otros mil millones.